Medicamentos

DUBERNARD - Laboratorio Northia

Laboratorio Northia Medicamento / Fármaco DUBERNARD

Composición.

Cada ampolla contiene: Propofol 200,0 mg. Cada 20 ml contiene: Triglicéridos de cadena media 1,0 g. Aceite de soja 1,0 g. Alfa-Tocoferol 2,0 mg. Lecitina de Huevo 160,0 mg. Oleato sódico 6,0 mg. Glicerol 500,0 mg. Hidróxido de sodio 1N c.s.p. PH 7,0-8,5. Agua para inyectables c.s.p. 20,0 ml.

Farmacología.

Acción Farmacológica: El Propofol se administra por vía Intravenosa para la inducción y el mantenimiento de la anestesia. Una dosis terapéutica de Propofol produce una hipnosis rápidamente y suavemente con una mínima excitación dentro de los 4 segundos desde el comienzo de la inyección, el tiempo de la circulación desde el brazo al cerebro. El Propofol produce una rápida inducción de la anestesia. Farmacocinética: La farmacocinética del Propofol responde a un modelo abierto de tres compartimientos: Plasma, Tejidos de Estado de Equilibrio Rápido y Tejidos de Estado de Equilibrio Lento. Absorción:Después de la administración de un bolo intravenoso hay un rápido equilibrio entre el plasma y los tejidos cerebrales altamente perfundidos. A esto se debe el rápido inicio de la anestesia. Distribución:Los niveles plasmáticos de Propofol disminuyen rápidamente como resultado de una rápida distribución (modelo abierto de tres compartimientos) y una alta depuración metabólica. La primera fase se caracteriza por una distribución muy rápida (vida media de 2 a 4 minutos). La segunda es la fase de eliminación rápida (vida media de 30 a 60 minutos). La última fase, más lenta corresponde a la redis- tribución del Propofol desde los tejidos cuya perfusión es deficiente. Metabolismo:El Propofol se depura rápidamente del organismo (depuración total del organismo de 1,5 a 2 l/min). El metabolismo del Propofol se efectúa principalmente en el hígado formándose conjugados inactivos. Excreción:La excreción de los conjugados inactivos de Propofol se efectúa por vía renal. La depuración Plasmática de Propofol es de 23 a 50 ml/kg/min. Infusiones prolongadas de Propofol (por ej. 10 días) indicadas para sedación en Terapia Intensiva ocasionan una acumulación significativa en los tejidos, siendo la disminución del Propofol circulante más lenta, aumentando el tiempo para despertar.

Indicaciones.

Inducción y Mantenimiento de la Anestesia General. Puede indicarse en adultos y Niños mayores de 3 años. Puede ser indicado como Agente de Sedación en pacientes adultos sometidos a ventilación mecánica internados en cuidados intensivos. Puede ser indicado para obtener sedación conciente en procedimien- tos quirúrgicos y diagnósticos.

Dosificación.

A) Adultos: Inducción de la Anestesia general: Se recomienda titular la dosis sobre la base de la respuesta, hasta que aparezcan signos del comienzo de la anestesia. La mayoría de los pacientes adultos menores de 55 años y los clasificados ASA I y II habitualmente requieren entre 2.0-2.5 mg/kg de peso corporal. En pacientes de más edad se requieren dosis menores, como así también en pacientes ASA III y IV. Mantenimiento de la Anestesia general: Debe administrarse Propofol por infusión contínua o por inyección intermitente en bolo. Infusión Continua: La dosis promedio de 4-12 mg/kg/hora generalmente es adecuada en pacientes sometidos a cirugía general. Inyecciones repetidas en bolo: Deben administrarse bolos de 25 mg (2,5 ml) o 50 mg (5 ml) de acuerdo a la respuesta. Sedación durante la Terapia Intensiva: Se recomienda la administración por infusión contínua a una velocidad de 0,3 a 4,0 mg/kg/hora. Con esta dosis habitualmente se logra una sedación satisfactoria. Sedación consciente para procedimientos quirúrgicos y diagnósticos: En la mayoría de los pacientes se logra un efecto adecuado con la dosis de 0,5 a 1 mg/kg durante 1 a 5 minutos. El mantenimiento de la sedación puede lograrse con la dosis de 1,5 a 4,5 mg/kg/hora. Además de la infusión puede ser administrarse un bolo de 10 a 20 mg si se requiere un rápido incremento en la profundidad de la sedación. En los pacientes con un ASA grado 3 y 4 puede ser necesario una tasa de administración y posología reducidas. B) Pacientes de Edad avanzada: Los pacientes mayores de 55 años pueden requerir dosis menores de Propofol para la inducción de la anestesia. C) Niños: No se recomienda la administración de Propofol a niños menores de 3 años de edad. Inducción de la Anestesia general: Debe administrarse en forma lenta hasta la aparición de signos clínicos de comienzo de la anes- tesia. Los pacientes mayores de 8 años requieren aproximadamente 2,5 mg/kg/hora para la inducción de la anestesia. Mantenimiento de la Anestesia general: Debe administrarse el Propofol por infusión continua o en bolo en inyecciones repetidas. La velocidad de la infusión es variable pero con 9 a 15 mg/kg/hora se alcanza el nivel de anestesia. Sedación durante la Terapia Intensiva: No se recomienda la administración de Propofol para la sedación en niños ya que no se ha demostrado su eficacia y seguridad. Sedación consiente para procedimientos quirúrgicos y diagnósticos: No se recomienda la administración de Propofol para la sedación en niños ya que no se ha demostrado su eficacia y seguridad. Cada ampolla debe ser agitada antes de ser utilizada.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad al Propofol o a cualquiera de sus componentes. Pacientes en quienes la Anestesia General o la Sedación están contraindicados.

Reacciones adversas.

Incidencia mayor del 1%: Cardiovascular: Bradicardia, hipotensión arterial (26%), en pediatría 17%. Sistema Nervioso: Movimientos anormales (17% en pediatría). Metabólico: Hiperlipemia (1 a 3%). Sitio de inyección: Dolor y quemazón (17.6%). Respiratorio: Apnea y acidosis respiratoria. Piel: Rash (en pediatría 5%), Incidencia menor del 1%: Anafilaxis. Síncope, contracciones auriculares prematuras. Distonía, hipertonía y parestesias. Sialorrea. Mialgias. Sibilantes. Prurito y sofocos. Ambliopía. Orina con coloración verdosa.

Precauciones.

En pacientes debilitados, ancianos o con ASA III/IV no debe administrarse una dosis reducida de inducción, y cuando se administra la dosis de mantenimiento, esto debe hacerse con una infusión más lenta. Los pacientes deben ser continuamente vigilados para detectar hipotensión arterial o bradicardia. En ese caso el tratamiento debe incluir la administración de líquidos endovenosos, la elevación de las piernas, la administración de agentes vasopresores y la administración de atropina. Cuando el Propofol es administrado a un epiléptico, existe la posibilidad de que se presenten convulsiones en la fase de recuperación. Se han presentado casos de dolor en el sitio de la punción venosa. Este dolor puede evitarse con la administración previa de 1 ml de lidocaína al 1%. La flebitis o la trombosis venosa ocurren muy raramente. Se ha reportado un caso de inyección intraarterial accidental no presentándose ningún efecto adverso salvo dolor en el área. La inyección accidental en tejido subcutáneo o perivascular causa una reacción mínima. Se han observado raramente en relación temporal con la administración de Propofol, mioclonía y convulsiones u opistótonos.

Advertencias.

Las ampollas conteniendo la emulsión de Propofol deben ser manipuladas con estrictas técnicas de asepsia a fin de evitar la contaminación con microorganismos. No debe administrarse este producto si se sospecha que está contaminado. La administración de Propofol en anestesia general o para la sedación de pacientes intubados, con ventilación mecánica en las unidades de terapia intensiva, debe estar a cargo de Profesionales entrenados en dichos procedimientos, en el manejo de pacientes críticamente enfermos y entrenados en la resucitación pulmonar y en el manejo de la vía aérea. Los pacientes deben observarse constantemente y deben estar inmediatamente disponibles en todo momento equipos para mantener libres las vías respiratorias, ventilación artificial y suministro de oxígeno así como equipos de reanimación. El Propofol no debe ser administrado por personal a cargo del diagnóstico o de los procedimientos quirúrgicos. Antes de dar de alta al paciente, es necesario prever un período adecuado para asegurar la recuperación completa después de la anestesia general. Cuando se administra Propofol a un paciente con epilepsia, puede haber riesgo de convulsión. Al igual que con otros anestésicos intravenosos, Propofol debe ser administrado con precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca, respiratoria, renal o hepática o en pacientes con hipovolemia o debilidad. El Propofol carece de actividad vagolítica y se ha asociado con bradicardia (a veces profunda) y también con asistolia. Debe considerarse la administración intravenosa de un anticolinérgico antes de la inducción o durante la anestesia, especialmente cuando es probable que el tono vagal sea el predominante o cuando el Propofol se administra junto con otros agentes que pueden causar bradicardia. El Propofol debe administrarse con precaución a pacientes con trastornos en el metabolismo de los lípidos y otras patologías en que las emulsiones lipídicas deben administrarse con precaución. Se recomienda controlar los niveles sanguíneos de lípidos cuando se administra Propofol a pacientes que presentan un riesgo especial de sobrecarga de grasas. En estos casos puede ser necesario ajustar la dosis de Propofol. Si el paciente está recibiendo otro lípido intravenoso en forma simultánea debe reducirse la dosis de éste para tomar en cuenta la cantidad de lípido administrada como parte de la formulación de Propofol. Un mililitro de Propofol contiene aproximadamente 0,1 g de grasa. En pacientes debilitados, ancianos o con ASA III/IV no debe utilizarse la administración de Propofol en bolo, única o repetida con el fin de reducir la depresión cardiorrespiratoria incluyendo hipotensión arterial, apnea, obstrucción de la vía aérea y/o pobre saturación de oxígeno. El Propofol no debe ser coadministrado en el mismo catéter endovenoso con sangre o plasma, debido a que la compatibilidad no ha sido establecida.

Interacciones.

Si el paciente ha recibido una premedicación IM o IV con narcóticos como meperidina, morfina o fentanilo, la dosis de inducción de Propofol debe reducirse. El Propofol no produce cambios clínicamente significativos en la intensidad o en la duración de la acción de los agentes bloqueantes neuromusculares. Embarazo y lactancia: Estudios hechos en ratas hembras con dosis de hasta 15mg/kg/día (seis veces la dosis de inducción en humanos) por 2 semanas antes del embarazo hasta 7 días después del embarazo no mostraron deterioro de la fertilidad. Las ratas macho no fueron afectadas utilizando las mismas dosis por 5 días. En estudios sobre fertilidad, no se observó riesgo en el feto atribuible al Propofol. No obstante y debido a que los estudios de reproducción en animales no siempre son equiparables en Humanos, este fármaco debe ser usado en Humanos sólo si es claramente necesario. No se recomienda la administración de Propofol en obstetricia, incluyendo la operación cesárea. El Propofol difunde a través de la Placenta y tal como sucede con otros agentes anestésicos la administración de Propofol puede asociarse a depresión del neonato. No se recomienda la administración de Propofol durante la Lactancia. El Propofol es excretado por la leche materna y los efectos de la absorción oral aún a dosis pequeñas no ha sido evaluado. Empleo en Pediatría: No se recomienda la administración de Propofol a niños menores de 3 años de edad. Empleo en Ancianos: Los pacientes mayores de 55 años pueden requerir dosis menores de Propofol para la inducción de la anestesia. Empleo en Insuficiencia Hepática y Renal: En pacientes con insuficiencia hepática y/o renal la biodisponibilidad de Propofol puede estar aumentada.

Conservación.

Conservar el producto a temperatura hasta 25°C. No congelar.

Sobredosificación.

Dosis altas de Propofol pueden producir confusión temporaria, pro- blemas en la concentración o alucinaciones visuales. La sobredosificación de Propofol puede causar taquicardia y otras anormalidades arrítmicas, paro cardíaco, dilatación de pupilas, con- vulsiones, hipotensión arterial severa, estupor y coma. Otros síntomas que pueden presentarse son: agitación, hiperactividad refleja, rigidez muscular, vómitos, hipertermia y otros síntomas mencionados en reacciones adversas. Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al hospital más cercano o comunicarse con los centros de toxicología: Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez: (01) 962-6666/2247. Hospital A. Posadas: (01) 654-6648/658-7777. Optativamente otros centros de intoxicaciones. Tratamiento orientativo inicial de la sobredosificación: La depresión respiratoria debe tratarse con asistencia respiratoria y oxígeno. La depresión cardiovascular debe tratarse acostando al paciente e incrementando la administración de fluidos intravenosos o administrando agentes vasopresores o anticolinérgicos.

Presentación.

Envases conteniendo 2, 5, 25, 50 y 100 ampollas de 20 ml para Uso Exclusivo de Hospitales.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con DUBERNARD .

1